Standard

¿Qué es Saint Paul Soul Jazz?

Julio 19, 2017

Saint Paul es un pequeño pueblo cerca de Avignon,en Francia. La ciudad más cercana es Marsella.
Es un pueblito medieval, como tantos en España, pero tiene quizás uno de los festivales más auténticos que puedes ver si te gusta la música negra. El nivel de pureta por metro cuadrado es realmente alto. Puretas de toda europa van a este festival, como un peregrinaje, donde nadie llama la atención.

La gente baila y se divierte, nadie juzga a nadie y el ambiente es inmejorable. Cada año seremos unos 300 afortunados los que estamos por aquí compartiendo tres días de jazz funk. Hace 12 años Fabrice y Stephan empezaron la locura de un festival de jazz-funk en la plaza del ayuntamiento de su pueblo. Saint Paul Troix-Chateaux.

Es el primer festival de Europa con esta temática. No hay jazz, hay jazz-funk, funk y soul. Nada más. En 12 años, nada más. James Taylor Qt, The New Mastersounds, Rouben Wilson y Brian Auger son algunos de los artistas de referencia que han pasado por el festival.

A mí el festival me viene por parte de los Sweet Vandals y los Fire Eaters, que me echaron un cable para que conocieran mi trabajo ahí. Siempre me decían que era un festival muy agradable, pero es que es un escándalo que aun queden festivales así:  accesibles, tranquilos, familiares, y con la música por encima del show. Son tan majos, para dar un ejemplo, el primer año que fui me pagaron un 50% más de lo acordado. Eso nunca me ha había pasado ni me ha vuelto a pasar.

El ambiente es tan bueno que una treintena de personas trabajan de forma altruista para poder llevar ese festival otro año más a su pueblo. Los benevoles te llevan, te traen, cocinan, recogen, te llevan, y siempre te devuelven la sonrisa. El pueblo es el típico pueblecito de cuento, con una tienda de té con dos señores muy mayores, una pastelería con unos bollos de locura y tardes enteras de terraza.

El festival dura lo que tiene que durar un festival a mi parecer. de 9 a 2. No se molesta a nadie, no impide a nadie disfrutar de los conciertos y hace que ir con niños sea realista. No ves a gente hasta el culo, ni tienes que correr de un sitio a otro. Es un pueblo precioso con una oferta musical que no existe en ningún otro festival de Europa y con un ambiente inmejorable.

A mi nadie me paga por escribir esto, pero me parece que si puedo ayudar a conocer esto, pues mejor.

VIERNES 14.

Llegamos a Marsella a las 9 de la mañana con una cara de sueño terrible. Tras dormir en el avión, en el bus, una siesta del carnero y otra normal, intentamos sobrevivir la primera noche del festival. Yo lo que hago en este festival son grabaciones multicámara de cada concierto y alguna fotografía de ambiente. Son 7 bandas repartidas en 3 días, así que es un trabajo razonable que permite disfrutar del ambiente.

El primer día actuaban Michelle David y The Poets of Rhythm. Michelle cantaba con los Lefties Soul Connection, uno de los referentes del funk holandés, pero ahora gira en una formación menos ambiciosa con sólo dos guitarra y batería. El segundo grupo era uno de los grupos más importantes de la música negra alemana, que aun conservaba dos componentes originales de la formación, pero que prefirió hacer una jam sin ensayar subidos al escenario antes que otra cosa. Todos nos quedamos con una sensación de haber visto no ya la sombra de los Poets, si no las cenizas. Una lástima, la verdad, era el grupo más potente del festival en teoría.

SÁBADO 15

Después de recuperar el sueño perdido nos levantamos a las 11, a la hora a la que llegaba Mighty Vamp al hotel. Mighty son de Madrid y buenos amigos de Sandra y míos. Este era el tercer año que iba al festival y la verdad es que me apetecía poder compartir ese entorno con alguien además de con mi novia. Tenían la misma cara que teníamos nosotros el día anterior. Su vuelo había salido a las 6.40 de la mañana y venían de empalme.

Las comidas y las cenas las hacen los voluntarios. Es casera, y quitando el queso se podría decir que muy sana. Siempre se agradece que no sea esa mierda de catering que comes a veces. Una cosa que ocurre mucho en los festivales o salas a las que no vas mucho es que siempre que pides algo parece que molestas. Por ejemplo: estás trabajando 10 horas y pedir agua.

Con ese afán de monetizar la cultura y la música hemos conseguido que ahorrándonos un técnico tengamos a los otros 10 cabreados por exceso de trabajo. Eso hace que cualquier cosa que pidas sea un problema. ¿Sonido de mesa? A mí no me han dicho nada. ¿Corriente? Traes regleta, ¿verdad? ¿Pies de micro? ¿Comida?

Aquí nada es un problema. Pides audio, te dan, pides corriente, te dan, pides pies de micro te dan cinco. CINCO!! No sólo no te dejan ver que les molestas haciendo tu trabajo si no que además lo primero que hacen al verte es saludarte por tu nombre después de un año y decirte que los videos del año pasado son geniales.

La cultura se respeta en todas sus facetas, es una maravilla.

El sábado tocaron Mighty Vamp y Myles Sanko. Los ingleses en los festivales para mi gusto pecan un poco de hiperprofesionalización, como si relajarse hablando con otras bandas les impidiese hacer su trabajo. Saludé a Myles, al que hacía 3 meses que no veía, pero quitando eso, ningún tipo de interacción. Mighty bien, a la gente de Saint Paul le gusta el jazzfunk instrumental. Se hicieron dos horas de bolo y la gente pidió más con aquello de “We want the funk”. Con Mighty se subió Sandra a cantar un tema además, así que un bonito recuerdo.

Al acabar de tocar nos quedamos por el festival, y buscando comida, acabamos en la casa donde comíamos buscando desesperadamente algo a las 2 de la mañana Ahí aparecieron los rusos, que estaban fuera, y nos invitaron a salir con ellos.

Los rusos son The Great Revivers, una banda loca de jazz-funk de ST. Petersburgo. Salimos fuera con ellos, y sin hablar nada de inglés, absolutamente nada, estuvimos cerca de dos horas juntos en una de las noches más delirantes que he vivido en mi vida. Mighty Vamp, Sandra y yo éramos conscientes de vivir una noche de esas que te vas a acordar siempre. Con unos rusos de 40 años que no hablaban ni inglés. Delirante.

Jugamos a un juego que de absurdo era genial. Decir que nombres tendríamos en el idioma del otro. Parece una mierda, pero a ciertas horas de la noche es lo más divertido que puede pasarte. El mío era Valera, que por lo que entendí era una especie de retrasado mental famoso en Rusia.

Ellos eran Agustín, Gonzalo y Juan Ramón. Gonzalo se quedó dormido encima de la mesa.

DOMINGO 16

El domingo fue un día increíble. Nos levantamos a las 12 y se puede decir que no hicimos nada más que comer y bañarnos en la piscina con los rusos hasta las 8. Una especie de día libre en Francia, sin datos móviles, sin llamadas, con amigos y con mi novia con 3 conciertos esa noche a la vista. Como se come a la 1, a las 5 ya no sabíamos que hacer para perder más el tiempo, así que fuimos un rato al hotel por cambiar de aires y volvimos a la piscina al poco. A las 8 ya estábamos acabados de tanto sol, tanto comer, y tanta piscina, no sabíamos que hacer. Por suerte empezaba la música.

Mientras almorzábamos conocidos a DEROBERT, una banda de Nashville cuyo cantante no escondía su verdadero oficio: repartidor de pizza. Los yankees no tienen complejos en mostrar su otro trabajo, no les hace falta aparentar que son la polla todo el rato como a muchos artistas. Pensarán “si, reparto pizza pero estoy a 20.000km de mi casa ganando dinero tocando”. Resultaba que además de ser de Nashville, su madre era de Republica Dominicana, por lo que hablaba un español realmente bueno.

La música empezaba con Oxen Players, una banda de amigos del pueblo que les dieron la oportunidad de tocar en el escenario grande ante los ánimo de sus vecinos. Después vinieron los rusos. Para que veáis el nivel de locura que tenían, hicieron 34 temas instrumentales. Uno detrás de otro. Un martillo aplastante de música instrumental.

DEROBERT mejoró todas nuestras expectativas con uno de los mejores conciertos de música negra que he visto últimamente. El tipo era auténtico y llevaba un cañón de banda con sección de metales con barítono, que siempre da un plus de presencia. Él muy bien también, muy enérgico y muy buen show. Tenía toda la cafeína que le faltaba a Myles, por decirlo así.

Este ha sido mi paso por la XII edición de este festival, mi tercera edición.
Me llevo amigos de Nashville, de Rusia, de Francia, y por supuesto de Madrid. Estos festivales son una ocasión genial para estar con músicos amigos. Al final siempre estamos currando todos, y tener días libres para charlar con compañeros que sólo ves de noche es una gran suerte. Me gusta pensar en la música como elemento integrador entre diferentes culturas. Me gusta verme rodeado de rusos sin poder comunicarnos pero estando bien hablando como los indios mientras un cantante repartidor de pizzas de una lección de funk a la gente.

Sobretodo me gusta pensar que en Saint Paul lo primero somos los artistas y la música.  A Mighty les han cubierto los gastos de todo el fin de semana además de su caché, a mi me han dejado traer a mi novia sin problema.
En mi vida un festival ha hecho eso. Me he gastado literalmente 10 euros en cuatro días en Francia.
Me encantaría pensar que en España podría existir un festival así, pero con el respeto que tenemos a la cultura es más fácil que acabemos bailando la Mayonesa.

À la prochaine!

 

Sticky
Image

Fotografiando festivales con Huawei P10

Julio 13, 2017

  Como dije en el anterior texto la fotografía de festivales es siempre un reto. Además, nunca había hecho un festival con tantísima gente, y tampoco conocía el recinto. La llegada fue intensa, parecía el diluvio universal y todos corríamos para no mojarnos. Ahí fue el primer momento en el que me alegré de no […]

Sticky
Gallery

A Mad Cool con Huawei P10

Julio 05, 2017

  Enfrentarse a un festival siempre es un reto para un fotógrafo: son muchas horas, muchas bandas y mucha gente. Además, fotografíar a gente de la repercusión de Foo Fighters o Green Day siempre es una presión añadida. Este año Huawei me propuso el reto fotográfica de cubrir Mad Cool Festival con tan solo un […]

Sticky
Standard

Ánimo Charles Copy

Julio 04, 2017

Justo ayer acababa de editar su actuación en el Conde Duque. Una actuación increíble que , como todas, acabó con el artista abrazando al público entre lágrimas.

Lo que hace diferente a Charles de cualquier otro artista soul es que su trayectoria profesional ha comenzado a sus 50 años. Si bien es cierto que desde los años 80 actuaba bajo el nombre de Black Velvet, no ha sido hasta bien entrados los 2000 que ganó la reputación que tiene. Desde mi punto de vista Charles es una de las figuras del soul más importantes en activo junto a Sharon Jones y Lee Fields. Sobre todo, uno de los que más tiene que decir, o dicho de otra manera, de los que menos ha dicho todavía. Sobretodo no es “el algo de alguien”. No es el arreglista, músico, corista de. Es él.

Hoy me he levantado con la noticia de que le han diagnosticado un cáncer de estómago con 67 años. Una auténtica pena para él y para el soul en general. En el soul no existe un relevo generacional a la década de oro de los 70. Todas las grandes figuras del soul vienen de esa época. Charles irrumpió como un completo desconocido para la mayoría de nosotros y nos dejó con la boca abierta, pensando cómo no podía ser más conocido. Mientras James Brown llenaba teatros Charles estaba friendo. Dicen que fue aquella actuación de James Brown del 62 en el Apollo, a la que fue, la que le marcó.

Charles nació en una familia pobre Le abandonó su madre y sus mejores años de vida se los pasó trabajando en una cocina de mala muerte en Estados Unidos. Supongo que por cosas como esas sus canciones son tan creíbles cuando se pregunta Why is so hard to make in America?

La primera vez que le vi fue impresionante. Fue en la Sala Caracol, hará 4 años. Me pareció lo más auténtico de los artistas negros que he visto. Vale, no es James Brown, no es George Clinton, no es Prince, pero quizás es el único artista negro mayor de 60 años que vive de los que es, no de lo que ha sido.

Cuando ves a gente mayor, a viejas glorias como a Martha High o Maceo Parker tienes la sensación, por en buena forma que estén, de ver una pequeña parte de lo que fueron. Pero Charles es auténtico, es el. No vende nada más que un directo aplastante y lágrimas sinceras. Debe de ser increíble que después de llevar una vida miserable la gente pague por ir a verte, y que a tus 58 años te hagas tu primera gira internacional bajo tu nombre.

Espero que se recupere y volverle a ver llorar de felicidad después del bis.

Sticky
Image

Ánimo Charles

Octubre 05, 2016

Justo ayer acababa de editar su actuación en el Conde Duque. Una actuación increíble que , como todas, acabó con el artista abrazando al público entre lágrimas. Lo que hace diferente a Charles de cualquier otro artista soul es que su trayectoria profesional ha comenzado a sus 50 años. Si bien es cierto que desde […]

Sticky
Image

Sobre el Madrid Arena

Octubre 01, 2016

Hace 4 años pasó aquello del Madrid Arena. Sin entrar en lo dramático, se hizo todo lo que se puede hacer mal en una fiesta. Permitir botellón fuera, meter 10.000 personas más de las permitidas, permitir la entrada a menores y la proporción de 10.000 a 1 de servicios médicos. Esto además en un recinto público, […]

Sticky