stop-music
Image

Sobre el Madrid Arena

Oct 01, 2016

Hace 4 años pasó aquello del Madrid Arena.
Sin entrar en lo dramático, se hizo todo lo que se puede hacer mal en una fiesta. Permitir botellón fuera, meter 10.000 personas más de las permitidas, permitir la entrada a menores y la proporción de 10.000 a 1 de servicios médicos. Esto además en un recinto público, de esos que pagamos todos para que se lo dejen a sus amigotes para hacer fiestas y forrarse. Imagino que siempre ha sido así y nunca ha pasado nada, pero ese año pasó.

El Ayuntamiento, con Ana Botella en un spa, decidió que lo que mejor se podía hacer ya que no se obraban milagros era endurecer las restricciones de aforo de todos los bares de la capital. Echando la culpa del incidente al exceso de aforo. Habrá quien diga que así se evitarían nuevos casos pero lo cierto es que si se hubiera respetado el aforo legal no habría pasado nada. No hace falta bajarlo, simplemente no meter 20.000 donde legalmente caben 10.000. No es lo mismo endurecer las leyes que hacer que se respeten. Así se favorece al que puede corromper a quien las aplica.

En esos años, como medida de prevención bajaron el aforo de todas las salas por norma general. Donde yo trabajaba, bajó de 192 a 90. 100 personas. Para quien no esté dentro del sector, lo normal no es que el bar esté lleno todo el rato, simplemente que hay un momento en el que tienes que cortar aforo. Por eso se venden tickets y por eso los porteros tienen un “taca” para ir contando la gente.

La Riviera, por ejemplo, perdió 600 personas de aforo sin comerlo ni beberlo.
VER NOTICIA / El confidencial.

El otro día Javier Olmedo, presidente de La Noche en Vivo” en una entrevista en El Mundo, comentaba que “Hay salas de Centro con un límite de 49 personas y que se exponen a multas de hasta 600.000 euros si lo sobrepasan”. El artículo se titulaba El discreto ahogo de las salas de conciertos en Madrid.

Ahora este individuo que organizó la fiesta, Miguel Ángel Flores ha sido condenado a 4 años de cárcel, que recurrirá y se quedará en lo justo para no ir a la cárcel. De hecho, es dueño de la sala Macumba y se supone que dentro de poco abrirá otro local con nombre LAB. Para más inri, la empresa que organizó la fiesta, DivierTT, sigue operando y llenándose más de mierda, pero ¿que más da que mueran 5 niños en un evento? Vamos a hacer otro , cancelarlo, y no devolver las entradas. Después nos ponen una multa y ganamos hasta dinero.
VER NOTICIA / El País.


Mientras tanto, el resto de salas se matan para organizar conciertos y fiestas para intentar traer a una centésima parte de la gente que fue a esa fiesta. Desde entonces no han sido ni uno ni dos los locales en los que estando de fiesta me han hecho salir, junto con todo el mundo, por hacer una revisión de aforo.

“Ah, pues está bien el aforo”. 

Con suerte algún día entrarán en un Primark en rebajas (porque esos también tienen aforo) y quizás entonces dejemos de sentirnos discriminados lo que trabajamos en salas de conciertos.

Sticky
Tags in

Comments are closed.